title icon

Te presento mi historia

Fui diagnosticado a mis 8 años, con coeficiente limítrofe y dislexia, como si fuera poco, me obligaron a utilizar la mano derecha como preferencia cuando realmente nací zurdo, todo esto se manifestaba en mi comportamiento: niño muy inquieto, distraía a todos en clase, sin darme cuenta me hacían sentir como un niño extraño, incluso excluido en muchas oportunidades. Las palabras que recuerdo eran: “si sigues así no llegarás a ser nadie”. Mi padre de alguna manera influyó en mis pensamientos, creando la idea de que el tener dinero era lo importante en la vida, así que me quede con la palabra importante,  tema que aunque no sentía, me convenció que el mundo de los negocios era el camino para lograr ser millonario.

A los 13 años me inicié vendiendo bolsas de vegetales casa por casa, en realidad me iba bien, creo que al ver un niño llenos de sueños algo provocaba que me compraran, de esta manera me convertí en un emprendedor, viví en Costa Rica, Colombia, México, Estados Unidos buscando llenar mi vida de experiencias,  retos, de nuevas etapas.  Vendí ropa que yo mismo diseñaba, exporté pescado a los Estados Unidos, vendía vegetales a restaurantes y supermercados, organicé siembras, logré fabricar snacks y distribuirlos a todo el país, fabriqué helados, tuve un restaurante, discoteca, hasta fuí entrenador de perros. Aunque la lista continúa, lo más importante que descubrí en mi búsqueda, era que había algo en común en todo lo que hacía: me gustaba la gente.

Mi historia está llena de alegrías, logros, pero también de grandes golpes y fallas que de alguna manera siempre me conectaban con mi niñez.

Pero a los 30 años tuve una experiencia que cambió mi vida. Fue un encuentro espiritual con Dios. Mi vida empezó a tener sentido, descubrí que lo que busqué todos esos años siempre estuvo conmigo, era rico en tantas maneras que no lo veía. En ese tiempo me  inicié trabajando con jóvenes y de alguna manera al conectar con ellos me realizaba; mis vivencias, mis experiencias de alguna manera inspiraban sus vidas; de esta manera pasaron 10 años en los que realicé  una labor social que estaba basada en el grupo de la iglesia donde participaba. La directora de la comunidad que de alguna manera influyo en todo lo que hago hoy, desde pagar mis estudios a impulsarme en trabajar con jóvenes, antes de morir me regaló unas palabras que cambiaron mi historia: ”no te olvides nunca de los jóvenes, que ellos cambiarán el mundo.”  Esto me inquietó tanto, ¿cómo poder llegar a todos los jóvenes del mundo que incluso no participan de mi creencia y que de alguna manera necesitan encontrar su propósito de vida?

Con este propósito inicié mis estudios de coaching ontológico en Buenos Aires, Argentina,  que me ha ayudado a completar lo que hago como speaker, pude descubrir, que lo más importante en mi vida está en transmitir y motivar un cambio de vida, como de alguna manera lo hacía en los negocios. Hoy dedico 100% de mi tiempo ayudando a jóvenes a despertar sus sueños, a regalarse la oportunidad de lograr su plan de vida. Motivándolos a descubrir su propósito y que su vida es importante en este mundo, y lograr de esa manera que se conviertan, en los líderes que el mundo necesita.